Poema sobre la vida

Hoy os traigo un poema sobre la vida, versos donde el poeta intenta dar una serie de instrucciones al lector sobre cómo debe enfocar su vida. La existencia nos va enseñando, paso a paso, los caminos que debemos recorrer. En este poema vital se intenta plasmar eso, todo aquello que nos ha enseñado la vida.


Diseñando los momentos que compondrán nuestra vida,  
moldeando sentimientos, nuevos barcos de papel,  
sin saber que tras esquinas nacen las calles, no miras  
más allá del horizonte que te imponen al nacer.    

Auroras, luminiscencia, escalones, piel mestiza,  
lo que queda de un viaje, recortes en la pared,  
sentimientos, cigarrillos, noches lentas, muchas prisas,  
todo lo que tus momentos deben olvidar tener.    

Pues sin nuevas experiencias aparecen viejas riñas,  
no nacen más sentimientos, nada hay a flor de piel,  
debes ser como el cimiento del que se hacen las orillas,  
nada debe ser eterno, todo debe perecer.    

Es la esencia de la vida,
y por ello no hay consuelo,
solo existe este momento,
ni el futuro ni el ayer,
no aguardes expectativas,
no vivas de cuentos muertos,
solo existe una salida,
cada día renacer.


El poema está compuesto por dos partes, con una estructura muy diferenciada. En primer lugar encontramos la palabra del poeta, quien narra lo para el ha de ser la vida y como debe ser vivida. En la segunda parte nace una segunda voz, como un narrador, el cual resume este poema sobre la vida. Encontraréis más poemas de esta temática en la sección de POEMAS VITALES.

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.