Una poesía sobre Barcelona y sobre el devenir de la ciudad. Un poema sobre la esencia de la vida en la urbe.

Desnudo a cada verso que me recuerda al aliento
de las mantas sudorosas, ásperas como el cemento,
la ventana hoy anuncia lo lejos que está el mañana,
rimas simples decoradas con el humo de mi almohada.

Somnoliento, taciturno, no importa como despierto,
la ciudad y sus colores hacen mella en mis adentros,
el asfalto desentona bajo esta urbe estrellada,
mar de orgullo y diferencias, prisas, coches y sonatas.

Y cuando entre el gris gentío me deslumbran unos ojos,
¿cómo freno la latencia de este corazón devoto?
¿quién fue el que escondió la piedra? ¿quien pintó los rostros rotos?
¿de quién es la indiferencia que tiñe el mundo de rojo?

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.