Una poesía que intenta describir una relación amorosa, ambientada en el mundo nocturno. Un poema de amor sobre las dudas que a veces nos surgen frente al romanticismo.

Separando los cantares,
¿y qué importa el qué dirán?
No más besos en portales,
que la luz se apaga ya.

¿Los extraños en los bares?
Siempre supe que es verdad,
que en periodos otoñales
una herida escuece más.

¿Y si fuera yo un farsante?
Tú sabrías la verdad,
pues no hablan nunca en balde
la mirada ni la edad.

Estropean cada asalto
tus destellos a esquivar,
no quisiera yo atraparme
de tu azul sinceridad.

¿Y si solo tu mirada
arrojara luz al mar?
¿No son cálidos los vientos
que arrastran la tempestad?

Nunca obtuve una respuesta,
mas tan solo un dulce andar,
caminando, no contestas,
¿debería pues marchar?

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.